Qj SRV 300, la custom de media cilindrada más competitiva

Compartir

Categoría

Instagram

ÍNDICE/ GUÍA DE CONTENIDOS

Aunque parece que es la tendencia natural de todo motero o motera, no siempre tenemos que acabar con una moto de gran cilindrada. A veces, solo queremos tener el carné para llevar una moto de media cilindrada que nos permita movernos eficientemente por ciudad y hacer algún recorrido interurbano por pasión o necesidad. La Qj SRV 300 es una moto que me ha parecido buena opción si esto es lo que quieres y te gusta el estilo de moto custom.

Algunas características técnicas de la Qj SRV 300

La Qj SRV 300 tiene un motor bicilíndrico en V de 296 cc con una potencia de 30,7 cv a 9.000 rpm y un par motor de 26 Nm a 5000 rpm. Suficiente para el tipo de conducción que se le va a dar a esta moto que es pausado y disfrutable.

La Qj SRV 300 tiene 30 cv, ¿para qué quieres más?

30 cv te permiten ir sobrado en ciudad y con un bajo consumo. Moverte en autopistas y vías rápidas a las velocidades legales e incluso bastante superiores si vives fuera de nuestro país y no tienes límite de velocidad. Y disfrutar en carretera y realizar viajes sin sufrir por el peso o maniobrabilidad de la moto.

Qj SRV 300 custom de media cilindrada ligera

Aunque es una moto de corte sencillo cuenta con una horquilla invertida con recorrido de 120 mm y un doble amortiguador trasero con un recorrido de 50 mm regulable en precarga de muelle.

A estas alturas de la historia no debería sorprenderte que te diga que sus frenos no son su mejor virtud, pero sí cumplen correctamente su función. Si eres nuevo/a en este blog (o por mis redes) ya te darás cuenta de que siempre me quejo de los frenos, empezando por los de mi propia moto. Todo me frena menos de lo que a mí me gustaría, aunque eso no quiere decir que no sean buenos 😛

En este caso, la Qj SRV 300 cuenta con un único disco delantero de 280 mm con pinza de doble pistón y un disco trasero de 240 mm con pinza de un pistón. Me ha gustado mucho más el tacto del freno trasero que el delantero, así que una frenada combinando ambos es lo ideal para mí.

Las dimensiones de la Qj SRV 300 sí que son remarcables. Ni muy grande ni muy pequeña.

El peso de la Qj SRV 300 en orden de marcha, es decir, con todos los líquidos y el depósito de combustible al 80% es de solo 164 kg. Muy ligera de peso. Lo que la convierte en una custom manejable tanto en marcha como en parado sin ningún tipo de problema, peses lo que peses y seas de la altura que seas.

Para las personas bajitas, además, la Qj SRV 300 es ideal. La altura al asiento es de 700 mm, con lo que llegarás bien al suelo por muy bajita que seas.

¿Qué tal salir de curvas con la Qj SRV 300?

QJ SRV 300 moto custom ligera para principiantes

No me atrevería a decir que puedes ir al fin del mudo sin cansarte, pero sí hacer una buena tanda de curvas. Algo que no haría con casi ninguna custom…

La postura es mucho más cómoda de lo que te esperas. Si bien el asiento es algo duro, se mantiene la espalda bastante recta y los brazos erguidos, pero no levantados.

Pero ojo, si te animas y le das algo de caña es muy probable que rasques las estriberas.

Pese a la sencillez de sus componentes creo que para una conducción tranquila están muy bien compensados y tienen un buen paso por curva. Estable y redondo.

El precio de la Qj SRV 300 es muy competitivo, ¿el más bajo del segmento?

Si y no. Si bien la Qj SRV 300 tiene un precio de partida de 4.799€, que es algo más caro que algunos modelos custom de la competencia, ofrece unos extras muy interesantes.

Por un lado, Qj motor ofrece 6 años de garantía de la marca. La ley obliga a 3 años y en algunos casos, se ofrecen uno o dos más a través de segundas compañías. En este caso, los 6 son completos de la propia marca. Eso sí -como es lógico- debes pasar las revisiones en el taller oficial. Además, te ofrecen el seguro obligatorio gratuito el primer año (si eres mayor de 21 años).

Si sumas el coste de una extensión de garantía y de un seguro obligatorio fácil superas la diferencia de precio que hay con algunos competidores. Así que sí, es, actualmente, el más bajo del segmento teniendo en cuenta todo lo que trae.

El estilo de la Qj SRV 300 es muy característico

Suelo pasar por alto las estéticas de la gran mayoría de motos. Es algo realmente muy subjetivo y salvo que sea un espectáculo de lujo o diseño, lo intento omitir. En este caso, sí quiero destacar que confluyen en la Qj SRV 300 todo lo que para mí es una moto custom, recordándome a marcas tradicionales del segmento. Quizás, y siendo aún más subjetiva si cabe, me parece que el logo del depósito es algo grande, pero es una manera de darse a conocer y de ir generando imagen de marca.

Muchas marcas empezaron llenando sus productos con el nombre y luego fueron volviéndose más minimalistas. Sea como sea, su estética está bien equilibrada y con algunos detalles elegantes.

Te dejo otros contenidos sobre la Qj SRV 300 que te pueden interesar.

En este otro post te hablé de la QJ SRK 700. Una naked ideal para empezar.

Más sobre Qj motor y sus motos.